Carreteras solares, nuevas aplicaciones para climas fríos

La carretera solar de Boise, Idaho ha recibido un contrato de la Administración Federal de Autopistas estadounidense para construir un prototipo de tramo de carretera solar, que debe de estar finalizado antes de fin de año. El prototipo está diseñado por el director de la compañía Scott Brusaw y compuesto por paneles de cristal irrompible y con especial resistencia a esfuerzos de tracción.

Cada panel genera 7,6 kW/h de electricidad, y puede estar conectado a redes de baja para suministro de hogares y pequeñas empresas.Una serie de LED embebidos en el panel superior permite transmitir información al conductor y recrear la señalización horizontal. Con sensores de peso, se pueden activar pasos de peatones, y otros sensores detectan la presencia de nieve o hielo en la calzada.

La tecnología que permite fundir la nieve es similar a otra existente, que con elementos que generan calor previenen la acumulación de hielo o nieve en la calzada. La prevención de accidentes por superficies deslizantes es una de las mayores ventajas del proyecto, que permitiría salvar muchas vidas. Sin olvidar el montante económico de los accidentes que se evitarían, y el ahorro en el mantenimiento de las carreteras en zonas frías y con grandes precipitaciones de nieve en invierno. Sólo la ciudad de Nueva York dedica 38 millones de dólares al año en retirar la nieve de sus calles.

Pero el mayor problema al que se enfrenta las carrteras solares, para evitar las superficies deslizantes, es el consumo de energía. ¿Podría acumular suficiente energía durante los cortos días de invierno como para poder emitir calor durante toda la noche?

Mientras se finaliza el prototipo, Brusaw trabaja en pruebas de su tecnología en un parking de Idaho. Pero un el futuro estas carreteras solares pordrían extendersse por todo el mundo. Las marcas viales serían luces emitidas por la propia calzada y con energía renovable, generada también durante el día.

Rajib Mallick, profesor asociado de ingeniería civil del Instituto Politécnico de Worcester también trabaja en un prototipo de calzada para zonas frías. Su diseño calienta la carretera sin necesidad de ningún tipo de células fotovoltaicas. Mallick y sus colegas están diseñando un sistema de absorción del calo que mediante tuberías embebidas con líquido anticobngelante harían funcionar su sistema. El fluido se calentaría durante las estaciones más cálidos y se almacenaría en depósitos con aislamiento térmico. Después se envía a través de la red de tuberías durante el invierno. Mallick estima que el coste sería de 12.500 dólares por cada 164 pies de tubería y debería ser suficiente para seis meses de trabajo.

Ambos métodos pueden solucionar el problema de las carreteras heladas y los complicados métodos de conservación y de vialidad invernal, que apenas han evolucionado durante las últimas décadas.

 

http://reviews.cnet.com/8301-13746_7-20030231-48.html

Anuncios

Acerca de autovias

Samuel Santos García. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Puedes seguir las noticias en twitter a través de @autovias_ing y @samsantosgarcia
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Carreteras solares, nuevas aplicaciones para climas fríos

  1. Excelente post.aquí esta el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s